CO-DISOÑANDO EL ALCANCE DE LA ECONOMÍA R-EVOLUCIONARIA

Foto de nyt.com

Funcionó. A la gente le gustó. Tuvimos una plataforma visualmente bonita y práctica, fácil de usar, amigable y asequible a todas las personas.
Fue comunitario, sin jerarquías, el tiempo de todos valió lo mismo, consideró otras formas de pensar y existir. Fue auto ejecutado, inclusivo, justo, progresivo y no personalizado. Llegó a ser global y se puso de moda. Se supo ir adaptando a los cambios. Fue diverso y flexible para lograr adaptarse a las necesidades locales hasta que satisficimos todas nuestras
necesidades. Nos conectó con nuestros orígenes, promovió la pertenencia y la pertinencia territorial. Tejió la red.
Mejoró la autoestima y fue horizontal porque fuimos valorados no por lo que teníamos ni por lo que éramos, sino por lo que fuimos capaces de ofrecer y todos tuvimos algo que ofrecer, desde nuestros saberes no necesariamente profesionales.
La gente de diversas comunidades se unió en intercambios. Nos sirvió para descubrir inquietudes, unió distintas sociedades y culturas, y logramos conectarnos socioculturalmente. Se abrieron nuevos espacios y se compartieron experiencias. Lo urbano pudo disfrutar de los beneficios de lo rural y lo rural de los beneficios de lo urbano. Crecimos
culturalmente.
Fue reconfortante, nos hizo replantearnos la escala de valores, humanizó las relaciones y cambió las formas de relacionarnos entre las personas del territorio. Fue creativa, promovió la innovación y el tejido social. Las personas aprendimos a ser solidarias y a no acumular.

Llegamos a ser millones de personas intercambiando sin dinero. En todas las regiones del país se implementó, y acogió y potenció distintas formas de intercambio locales al servicio de otros territorios y personas. Puso en valor la economía local, sus productos y productores, y generó comercio justo.
Fuimos referente nacional, se crearon políticas públicas y cambio la educación. Demostró que había otra alternativa económica y que la gente podía elegir. Eliminó el consumo excesivo y aprendimos el buen sentido de la austeridad. Cambió el paradigma de la economía, rompió con el modelo que conocíamos y derrocamos al Banco Mundial. Puso al centro la vida de las personas, se valoró al otre, la vida, la multiversidad y el medio ambiente. Desglobalizó e instaló un nuevo enfoque que puso en práctica otras formas de ser, hacer, estar y tener.
Las personas dejaron de ser esclavos del trabajo y pudieron disfrutar de su tiempo en compañía de otros. Se transformó en una forma natural y no forzada. El intercambio permitió cuidarnos, cuidar a otros y cuidarlo todo. Conectó a las personas con la esencia de vivir y todos logramos mejorar nuestra calidez de vida y tener un buen co-vivir.
No perdimos la motivación, aunque en ocasiones no funcionó como esperábamos. La propuesta de Economía R-evolucionaria se fue haciendo cada vez más grande pero no fue perseguida ni corrompida, se mantuvo fiel y coherente a sus principios. Se mantiene vigente y en expansión hasta el día de hoy.

0 0 vote
Article Rating
Subscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments