Seres sociales de naturaleza

Foto de profesionalesporelbiencomun.com

Si algo nos ha traído estos tiempos es la reflexión acerca de la incertidumbre y la vulnerabilidad de la vida… Sin embargo, ¿es algo nuevo o algo que siempre ha estado ahí?

Ensimismadxs por nuestras capacidades, hemos pasado un largo período de tiempo olvidando que el habernos autodefinido como “seres sociales por naturaleza” – y de naturaleza- tiene un sentido que esconde todo un entretejido que mantiene nuestras vidas en pie a pesar de repetidos derrumbamientos sociales a lo largo de la historia.

¡Somos vulnerables, la incertidumbre es el ritmo que marca el paso de nuestra vida y así ha sido siempre! Sin embargo, lo que hoy ocurre, deja en evidencia la importancia que tiene el recordar quiénes somos y por qué danzamos la vida:

  • Somos seres interdependientes y la diversidad, en todas sus dimensiones, protege nuestro entramado vital.
  • Somos seres vulnerables, y por ello, nuestra responsabilidad con la vida consiste en cuidarnos los unxs a lxs otrxs; y nuestro deber es eliminar cualquier forma de dominio que acumule y/o vulnerabilice la vida.

Desde este planteamiento, cualquier reflexión que surja a la hora de hacer un intercambio parte por poner de antemano el cuidado y no el propio beneficio. En este sentido, me viene al recuerdo lo conversado hace unos días acerca de cómo lxs niñxs cuando van a las ferias del Trueke no miden el intercambio desde el punto de vista monetario sino desde la mirada del cuidado expresada en felicidad por la posibilidad creativa de poder inventar un nuevo juego, algo que entre adultxs llamamos RECIPROCIDAD.

¿Pero cómo poner en práctica la reciprocidad? Quizás una de las formas más bonitas y duras para empezar sea poner en práctica el DESAPEGO, ¡pero desapego del verdadero!, no el que nace cuando se tienen muchas cosas que suplen a las otras, si no ese del que te pone a respirar y contar hasta 100… Casi como ese que sientes cuando te cortas el pelo muy cortito después de haberlo dejado crecer por años… En el momento en que la vida te enseña a desapegarte, entiendes que no hay nada más hermoso que tener una red tejida de colaboración. Lo cual no es algo que nazca de la noche a la mañana, ni algo que sea fácil o funcione siempre… La CONFIANZA implica PACIENCIA, y quizás estas sean las cosas más gratificantes que debieran traernos estos tiempos.

0 0 vote
Article Rating
Subscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments